Basílica de la Virgen del Camino

Basílica de la Virgen del Camino

A poca distancia de León, en el municipio de Valverde de la Virgen se encuentra la moderna basílica dedicada a la Virgen del Camino cuyo benefactor fue un español muy importe en México.

La Basílica está situada cerca de donde se dice que en 1505 se apareció la virgen a un pastor. A partir de ese año empezó la devoción a la Virgen del Camino que se convirtió en Patrona del Reino de León en 1778. El lugar se encuentra en pleno Camino de Santiago Francés.

Antes de la basílica actual hubo otros santuarios pero la devoción desbordante por la virgen hizo la necesidad de construir una nueva basílica.

En 1957 se coloca la primera piedra con el dinero de Don Pablo Díez Fernández, un leonés original de Vegaquemada. Pablo emigró a México, allí tras trabajar en algunas empresas creó sus propias empresas panificadoras y de levaduras. En 1925 entró en la empresa Grupo Modelo, que ya habían formado 3 años antes los emigrantes navarros Braulio Iriarte y Martín Oyamburu con inversiones también de compañeros procedentes del País Vasco y de Navarra. En 1936 Pablo se convirtió en director general y propietario del Grupo Modelo, empresa dedicada a la fabricación de cervezas, entre ellas la cerveza mexicana más consumida del mundo, Corona.

A la muerte de Pablo, su sobrino Antonio Fernández, leonés que también emigró a México le sucedió en su cargo como director de la empresa cervecera, y también como benefactor de la basílica.

 

La iglesia fue proyectada por el arquitecto y cura dominico Francisco Coello de Portugal. De forma rectangular, bastante sencilla que pasará a ser el lienzo en blanco para un conjunto escultórico que rematará la decoración de la fachada.

Josep Mª Subirachs, fue el encargado de decorar la fachada con sus esculturas. El escultor tenía 31 años cuando en 1958 ganó el concurso convocado para la decoración de la fachada principal. Trece esculturas de bronce de setecientos kilos cada una representan la imagen de Pentecostés, la virgen en el centro con los doce apóstoles alrededor. Las cuatro puertas de bronce de acceso también son obras suyas.

 

Las vidrieras del santuario son obra de otro artista catalán vanguardista de la época, el poeta y pintor Albert Ràfols-Casamada. Una obra gráfica transformada en vidriera de la mano del gran artista del vitral francés Gabriel Loire.

 

La modernidad del conjunto contrasta con el retablo barroco de su interior que data del 1729.

 

Santa María del Camino está considerada una de las obras más representativas de la arquitectura religiosa moderna de España.

 

Volviendo al escultor Josep Mª Subirachs, se puede decir que ha trabajado en las iglesias más vanguardistas del país ya que si siendo joven trabajó para esta iglesia leonesa,  los últimos años de su vida los dedicó a la otra gran iglesia icónica e inacabada, La Sagrada Familia de Barcelona.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *